jump to navigation

¿ Como es nuestra entrega al Señor? octubre 31, 2008

Posted by afilandoelhacha in Ministrando hoy.
comments closed

¿ Como es nuestra entrega al Señor?


By Pastor Abraham Luciano

Nuestra entrega al Señor parace condicional. Somos los cristianos de este siglo que nos atrevemos a ponerle a Dios condiciones para que Él nos pueda tener como sus seguidores.
Esto es una realidad muy triste. Nuestro enemigo sabe que hay cristianos condicional y por eso es que él nos hace oferta como: PARE DE SUFRIR.

Otros no llegan tan al extremos y presenta una buena oferta como:
1- Casa 2- Carro 3- Dinero
Nuestra decisión de entregarnos al Señor no debe ser por la casa,el carro y el dinero .
Para Dios no seria un problema darnos una casa , un carro, y hasta dinero. El problema esta en que seamos cristianos con condiciones para buscar a Dioss.
Esto es una locura de este tiempo, porque la realidad es que Dios no necesita de nadie. El Salmos 50:12 Dice: Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; Porque mío es el mundo y su plenitud.
Lo mejor que podemos hacer es entregarnos a Dios, y que sea en una entrega total.
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Romanos 12:1
Miremos como los primeros cristianos se entregaban por amor al Cristo de la gloria, y comparemos nuestra busqueda hoy en dia.
La decision de ser cristiano debia ser en una entrega total, ya que la oferta no era el PARE DE SUFRIR, NI EL CARRO DEL AÑO.
Lo que podia conseguir un cristiano de la iglesia primitiva era:
1- Ser arrojado a los leones 2- Un viaje con todo los gasto pago a la carcel. 3 – Ser quemado 4- Recibir latigazos……………
Los cristianos que sirven a Dios por condiciones son aquellos que al no ver que las cosas no marchan bien se van de la iglesia. la Biblia en Hechos 5:40-50 Dice:Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

Anuncios